Puntaje

Vota sobre este articulo

Villa de Leyva, pasado y presente

July 28, 2017

La arquitectura protegida contra el paso del tiempo, es una de las características de Villa de Leyva, por tal razón llegan viajeros fotógrafos e investigadores, así como turistas extranjeros, en especial de Europa, pues saben que encontrarán mil momentos para congelar en sus cámaras. Por todos sus rincones desfila el pasado, casas blancas y verdes, techos de tejas de barro, balcones con sugerentes adornos florales y ventanas arrodilladas.

Entre esas joyas arquitectónicas de la colonia, se encuentra el Claustro de San Francisco que en el año de 1969 y gracias a una cuidadosa restauración, se convirtió en hotel. La famosa Calle del Convento culmina en una hermosa iglesita de blanco puro, gran portón de madera y campanario, visitada por miles de turistas deseosos de hacer sus videos de recuerdo.

Qué visitar en Villa de Leyva

Considerada patrimonio arquitectónico e histórico, esta villa fue declarada Monumento Nacional en 1954. Ubicada a tres horas largas de Bogotá y a 40 minutos de Tunja, guarda el estilo colonial en sus orígenes. La tranquilidad hace que se respire mejor, en un ambiente de descanso para el espíritu. Sus calles empedradas son testimonio de la vida castellana y lugar de recreo de los virreyes españoles.

Son muchos los artistas que se han ido a vivir a ese remanso de paz. En el pasado lo hicieron personajes de la Independencia, Antonio Nariño, don Juan de Castellanos, explorador, militar y sacerdote español cuya casa es visitada a diario, allá vivió el pintor Luis Alberto Acuña y su casa es hoy un museo con pinturas al óleo, carboncillos y esculturas del artista e historiador santandereano. También se fue a vivir a ese municipio el polémico escritor bogotano José Vargas Vila, autor de la novela romántica Aura o las Violetas o Flor de Fango entre otras obras.

Al caminar por calles y callejuelas en piedra, lo primero que sorprende por su imponente configuración es la Plaza Mayor, la más grande de Colombia, 14 mil metros cuadrados de área. Alrededor de la fuente de agua elaborada en piedra, se encuentran construcciones del siglo XVI, restaurantes, bares y tiendas de productos artesanales.

Las plazas y plazoletas con iglesias y monasterios, hoteles y hostales bien atendidos, tiendas de productos típicos artesanales, galerías de arte, restaurantes tipo gourmet y variados mercados, con parte de ala oferta turística que Villa de Leyva posee y que cada día atrae a un mayor número de visitantes. Hoteles de alta calidad y confort, cómodas habitaciones, zona húmeda, piscinas, jacuzis, baños turcos, sauna y gimnasio, reciben a sus huéspedes con la cordialidad y buena atención.

Itinerario por los alrededores

Otro plan es ir de excursión por los alrededores, visitar museos, hacer senderismo, visitar sitios arqueológicos precolombinos y escenarios sagrados de la comunidad muisca, admirar la naturaleza en donde se halla el Santuario de Fauna y Flora de Iguaque, en un terreno de 6750 hectáreas, con lagunas como la de Iguaque, fauna y flora variada, presencia de especies como  zorros, venados, micos, pájaros cantores, alondras y colibríes entre otros. En su flora sobresalen las orquídeas, los frailejones, anturios, pasionarias. En inmediaciones a Villa de Leyva es fácil encontrar fósiles marinos.

Un paseo muy atractivo es hacia el Parque Arqueológico de Monquira en el sitio llamado El Infiernito, entrar al Centro Paleontológico y al Museo del Fósil, con rastros de la cultura muisca exhibidos al turista, salir hacia el cercano pueblo colonial de Raquira y conocer pequeñas fábricas de artesanias en barro, conocer los viñedos aledaños al municipio. Existe una zona para acampar y un importante centro de visitantes. También se pueden practicar deportes de aventura, bicicross y montañismo, montar en bicicleta o a caballo en animadas cabalgatas en grupo.

El Monasterio y Convento del Santo Ecce Homo fundado en 1620, es llamado así gracias a un cuadro traído por un soldado desde España. El viaje es muy agradable viendo hermosos paisajes de la región. Se localiza a 15 kilómetros de Villa de Leyva en el vecino municipio de Sutamarchán por la vía a Santa Sofía. Se construyó en principio como casa de reposo, pero un tiempo después se convirtió en monasterio cuando culminó de ser construido en 1695. En ese lugar religioso de tanto interés para el turista, se resguardan viejos tiempos del período colonial, allí reposan valiosas reliquias de la época.

En otros sitios mágicos, llenos de ambiente enigmático, el visitante encuentra tiempo para entrar en contacto co la naturaleza, Pozos Azules y el Valle Escondido, así como el desierto de La Candelaria, para recorrerlo en jeeps o en camionetas 4 X 4, en cuatrimotos o a caballo, con expertos guías turísticos.

Datos de interés

-Cómo llegar: desde Bogotá por la carretera central del norte que comunica los municipios de Briceño, Gachancipá, Tocancipá, el Sisga y de ahí el Puente de Boyacá y Tunja. Es el camino hacia Villa de Leyva y sus alrededores. Otra ruta es Zipaquirá, Chiquinquirá, Ubaté y a Boyacá y sus diversos destinos.

-Temperatura promedio: 17 grados centígrados.

-Dónde alojarse.- Villa de Leiva cuenta con hoteles familiares inspirados en el diseño colonial, hostales y elegantes hoteles con cómodas habitaciones, comida criolla e internacional.

-Festivales: De Luces, Cometas, Festival de Cine, de Astronomía y otros.

Inicia tu Ahorro

 

Tag

Post más populares

Últimos tweets

Facebook

Encuesta

¿Qué tipo de viaje quieres?